10 formas de orar por tu esposa

Tu esposa es un regalo. Ella te bendice con amor, compañía, ayuda y mucha diversión. Como líder espiritual de su familia, usted es responsable de guiarlos (y a los hijos que pueda tener) en el camino de Dios. Proverbios 18:22 dice: «El que halla esposa halla el bien y alcanza el favor del Señor».

Una parte importante de su papel como esposo y líder espiritual es cubrir a su esposa en oración. A través de la oración, tienes un camino directo a Dios; puedes acercarte a Él en cualquier momento en su nombre. Aquí hay 10 maneras en que puedes orar por tu esposa, a partir de hoy.

  1. Ore por su autocuidado.

Una de las cosas más difíciles para una mujer es tomarse el tiempo para cuidar de sí misma, pero su bienestar es esencial para su matrimonio y su familia. Tome un papel activo para ayudar a su esposa a crear tiempo para nutrirse a sí misma, pero también ore para que ella pueda aceptar su regalo de tiempo sin ansiedad ni culpa. Ella tendrá la oportunidad de convertirse en la mejor versión de sí misma y todos ustedes serán mejores por ello.

La Biblia instruye a los esposos a “amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama» (Efesios 5:28). ¿Valoras el tiempo para ti mismo, para hacer ejercicio, relajarte o hacer cosas que disfrutas? Ayude a su esposa a crear el mismo tiempo para ella y verla florecer.

  1. Ore por el equilibrio en su vida y trabajo.

A las esposas, y especialmente a las madres, les resulta difícil compartimentar ciertas áreas de sus vidas, lo que las hace muy vulnerables a la falta de equilibrio que interrumpirá su relación si no se aborda. Ore para que ella pueda priorizar las responsabilidades de la mejor manera posible y que pueda discernir claramente qué tareas y actividades la están desequilibrando. Es posible que necesite un poco de aliento para decir que no a las cosas que la alejan, así que ore para que Dios la ayude a poder decir con confianza que no a esas ofertas.

  1. Ore por su relación con Dios.

La fuerte relación de su esposa con Dios la mantendrá centrada y los beneficiará a ambos (más a sus hijos, si los tiene). En cada oportunidad, combine sus oraciones con acción y ayude a que su esposa pase tiempo con Dios todos los días. Tiene muchas responsabilidades que cumplir, y este tiempo de oración en silencio la ayudará a aliviar su agobio.

  1. Ore por su relación sexual.

Pídele a Dios que bendiga esta parte íntima y privada de su vida juntos. Su unidad como esposo y esposa es un lugar sagrado para reducir la velocidad y disfrutarse mutuamente, acercándose a Dios en el proceso. Él se entregó y creó el regalo del sexo solo para ti, así que si tu relación sexual no está donde quieres que esté, llévaselo a Él. Y si ya está en un lugar increíble, ore por su bendición continua.

  1. Ore por su capacidad para enseñar a sus hijos.

Acercar a su esposa a sus hijos la coloca en una posición perfecta para enseñarles acerca de Jesús y ayudarlos a crecer en la Palabra de Dios. Como todas las responsabilidades, debe cumplirse intencionalmente, y la naturaleza agitada de la vida puede abrumar fácilmente su deseo de concentrarse en el estudio diario de la Biblia. Ore para que ella encuentre formas especiales de compartir la Palabra con sus hijos todos los días, y también ore para que sus hijos reciban su bendición para ellos y crezcan en el Señor.

  1. Ore para que ella no se sienta abrumada.

Es increíblemente fácil que el trabajo, el matrimonio, los hijos y las responsabilidades diarias que conlleva administrar un hogar abrumen por completo a su esposa. Cuando ocurre un agobio, se inmoviliza y puede ser devastador para las relaciones, la salud y la vida en general si no se controla. Ore para que su esposa pueda tomarlo un momento a la vez, un día a la vez. Ayúdala en todo lo que puedas a cargar con algo de su carga si se siente abrumada, y ora para que Dios les dé a ambos las herramientas que necesitan para vivir lo menos estresadas posible.

  1. Ore por sus amistades.

Las relaciones saludables con espíritus afines, como amigos, familiares de la iglesia y parientes cercanos, agregan riqueza y alegría a la vida de su esposa. Ore para que forme y mantenga ricas amistades que la beneficien y la enriquezcan. Apoya su deseo de pasar tiempo con sus amigos, porque ahí es donde tiene la oportunidad de alimentarse y crecer espiritualmente.

Ore también para que ella sea cuidadosa y perspicaz acerca de las personas que permite en su vida. Pídele a Dios que la ayude a ser una buena jueza del carácter a medida que conoce gente nueva y también por la sabiduría para dejar de lado las relaciones que habría sido perjudicial para ella mantener.

  1. Oren por su salud y protección.

La salud y la seguridad de tu esposa son preciosas, así que protégelas diariamente a través de la oración y la vigilia. Ore para que Dios la proteja y la mantenga saludable y pídale que trabaje a través de usted para cuidarla.

  1. Oren para que ella sea feliz.

Encontrar alegría en el caos de la vida puede parecer casi imposible, especialmente en momentos de mucho estrés. Rápidamente podemos quedar empantanados por la negatividad. Es imperativo que tu esposa (¡y tú también!) puedan afrontar la vida con la alegría que viene de Cristo. Ore para que ella pueda experimentar plenamente el gozo de Dios cada día y trabaje con ella para mantenerse enfocada en las bendiciones y los dones de la vida.

  1. Ore para que los deseos de su corazón se cumplan.

Su esposa tiene sueños que guarda cerca de su corazón y dones dados por Dios que quiere usar. Tal vez los escondió por una temporada, o tal vez los está viviendo ahora. Ore para que Dios la ayude a usar sus dones y cree un camino para que sus sueños se hagan realidad.

Un pensamiento final

La Biblia dice:[H]maridos, convivan con ellas de manera comprensiva, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, porque son coherederas con vosotros de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo» (1 Pedro 3:7). Haga un balance cuidadoso de sus actitudes y acciones a medida que se enfoca más de cerca en orar por su esposa; depende de cada uno de ustedes como individuos vivir la mejor vida posible a la manera de Dios.

 

Comparte en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *