3 formas de reconciliarse después de un conflicto con tu esposo

Superar los conflictos en el matrimonio es difícil. A veces no sabemos qué hacer para corregir cuando cometemos un error; otras veces, luchamos por perdonar a nuestro cónyuge cuando hemos sido lastimados. El conflicto es complicado y complejo y puede ser muy doloroso.

Hoy presentamos tres formas en que puede reconciliarse después de un desacuerdo con su cónyuge.

  1. Admite cuando te equivocas, no hay excusas.

No es fácil armarse de valor para decir: «Me equivoqué». Pero si sabe que ha cometido un error, es esencial que lo admita para que usted y su cónyuge puedan seguir adelante.

Negarse a admitir un error y pedirle perdón a su cónyuge dañará gravemente su relación. El orgullo no tiene cabida en el matrimonio; podemos corregir nuestros propios errores practicando la humildad y la vulnerabilidad.

Hay una trampa: cuando te disculpas, tienes que estar dispuesto a decir que lo sientes sin poner excusas por un comportamiento inaceptable o culpar a tu cónyuge. Mantén las cosas simples; es mejor no usar ninguna variación de «Siento molestarte, pero…»

Reconocer tus fallas y errores es difícil y puede ser un proceso muy doloroso. Asuma toda la responsabilidad por sus propias acciones y sea honesta con su esposo. Puede tomar algún tiempo para que su relación sane si el conflicto fue muy intenso o doloroso, pero su voluntad de ser vulnerable y reconocer sus errores contribuirá en gran medida a la reconciliación.

  1. Limpia el aire y déjalo ir.

Cuando ha tenido un desacuerdo (o incluso un malentendido), especialmente uno importante, es muy importante desahogarse de una manera amorosa. Este proceso será diferente para cada pareja, pero es importante que los dos se reúnan (cuando ambos estén tranquilos) para hablar sobre lo que sucedió.

Hablen la verdad con amor unos a otros y esfuércense por escuchar el corazón del otro a pesar del desacuerdo. Trate de extender la gracia a su cónyuge, incluso si no está de acuerdo con sus opiniones o percepciones, y no trate de obligarlo a ver su punto de vista.

Nos asombra la frecuencia con la que escuchamos de parejas que están profundamente arraigadas en conflictos debido a malentendidos y mala comunicación. Por eso es tan esencial que usted y su cónyuge trabajen juntos para generar claridad y comprensión.

Cuando se hayan tomado el tiempo para comunicarse entre sí y, con suerte, llegar a un acuerdo, sigan adelante juntos. Guardarle rencor a su cónyuge por heridas pasadas dificultará su intimidad.

  1. Hagan algo agradable juntos.

Durante o después de un conflicto, es fácil separarse y «lamerse las heridas», por así decirlo. Pero este es el momento de acercarse y profundizar su intimidad. Construir muros invisibles y retirarse a los rincones respectivos no te ayudará a reconciliar verdaderamente tu relación.

Cuando hayan tenido una discusión, ¿por qué no romper la tensión haciendo algo agradable juntos? Puede ser lo que elijas. A veces, un cambio de ritmo es lo que necesitamos para superar un conflicto importante.

Elija algo positivo que los ayude a sentirse más unidos como pareja, luego háganlo juntos. ¡Te sorprenderá la diferencia que hará!

Conclusión

Los conflictos no resueltos pueden (y desafortunadamente a menudo lo hacen) destrozar un matrimonio. En lugar de retraerse, amargarse o equilibrarse, concéntrese en encontrar formas positivas y constructivas de restaurar su relación. Es extremadamente importante que usted y su cónyuge hagan todo lo que esté a su alcance para mantener un matrimonio sólido y disfrutar del amor de por vida.

 

Comparte en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *