3 maneras de hacer de amar como Jesús un hábito

No hablemos solo de amor; practiquemos el amor verdadero. Esta es la única forma en que sabremos que realmente estamos viviendo, viviendo en la realidad de Dios: Jesús.

En los últimos meses, hemos estado hablando de formas de amar más como lo hizo Jesús. Pero, ¿cómo convertimos estas acciones en un hábito? Hay una diferencia entre interino y en realidad Hacer loy para hacer de amar como Jesús un hábito, debemos cultivar la disciplina para realmente hacerlo. En otras palabras, la clave para amar como Jesús debe ser más que una decisión, la clave es convertirlo en un hábito diario.

Hoy, descubrimos formas en las que puedes convertir tus acciones en un hábito y aprender a amar más como Jesús todos los días.

1. Crea un modelo de estilo de vida

¿Sabía que los investigadores de la Universidad de Duke descubrieron que el 40% de las acciones que tomamos todos los días no son una decisión, son un hábito? Estos hábitos comienzan con patrones. Lo que haces repetidamente todos los días finalmente moldeará el tipo de persona que eres. Esto es especialmente cierto cuando se trata de amar a los demás al más alto grado.

Por ejemplo, ¿qué tan en forma estás o estás en forma? ¿Cómo está tu salud financiera? ¿Qué tan productivo eres? Sus respuestas son todos los resultados de sus hábitos que se han formado a través de patrones. Comience cada día haciendo que amar a los demás al más alto nivel sea un patrón de vida consciente y diario, un patrón que se convertirá en un hábito que se desarrollará instintivamente.

2. Sea intencional

Por supuesto, somos empujados al «camino de menor resistencia». ¿Por qué? Porque la energía se mueve hacia donde es más fácil ir, y hacemos lo que siempre hemos hecho. Con un poco de intención y un poco de disciplina, puedes reconfigurar tu camino personal de menor resistencia, creando un nuevo hábito para tu comportamiento hasta que se vuelva automático. Puedes cambiar deliberadamente un viejo hábito o crear uno nuevo.

Tome una decisión intencional de amar más como Jesús, y con el tiempo se convertirá en un hábito sin esfuerzo. Por ejemplo, ¿había alguien en particular con quien pudieras enmendar lazos? Centrarse en amar a sus enemigos con intencionalidad sería un gran lugar para comenzar. ¿O tal vez te gustaría juzgar menos? Ambos son excelentes ejemplos de formas en que podemos enfocarnos en nuestra intencionalidad de amar más como Jesús.

3. Conéctate con el Espíritu Santo diariamente

A lo largo de los siglos, un pequeño arroyo que corre por la ladera de una colina puede atravesar una roca. No tomará siglos, pero sabemos que no podemos cultivar un hábito que cambie la vida de la noche a la mañana. Resulta de la intención diaria, aunque sea por algunos minutos, de reflexión y oración. Para vivir una vida llena del Espíritu, debemos estar conscientes del Espíritu dentro de nosotros. Debemos meditar en la Palabra de Dios y decir una oración.

Un simple momento de silencio en el que lees un pasaje de la Biblia y dices una oración, todos los días, es como el agua que gotea sobre una piedra que aparentemente no ha cambiado. Poco a poco cambiará nuestras vidas y moldeará lentamente nuestros corazones.

Tu vida hoy es la suma de tus hábitos

Aristóteles dijo: «Somos lo que hacemos». Y los científicos de hoy no podrían estar más de acuerdo. Tu vida hoy es la suma de tus hábitos, tanto buenos como malos. Al crear patrones de vida saludables, practicar la intencionalidad y conectarnos con el Espíritu Santo, abriremos nuestros corazones para amar más como lo hizo Jesús. Un hábito que hacemos todos los días.

Para descubrir más formas de amar más como Jesús, echa un vistazo a mi nuevo libro amor así.

¿Cuáles son algunas formas en que practicas el amor como Jesús? ¿Tienes nuevos hábitos que quieres formar? ¡Dinos en los comentarios!

Comparte en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.