5 formas en que el miedo sabotea tu salud emocional

Para volvernos emocionalmente saludables, debemos desarraigarnos y enfrentar las cosas que tememos. Muchas de las cosas que tememos crónicamente no son obvias, por lo que es nuestro trabajo ser honestos con nosotros mismos cuando comenzamos a descubrirlas.

Los miedos ocultos que dañan nuestras relaciones con nosotros mismos y nuestros seres queridos a menudo están relacionados con metas y sueños que nos gustaría perseguir. Y cuando no perseguimos lo que amamos, daña nuestra autenticidad y, en consecuencia, nuestras relaciones.

Echemos un vistazo a 5 formas en que el miedo sabotea nuestra salud emocional y cómo superarlo.

1. El miedo te lleva a tu zona de confort.

Tener miedo crónico nos atrae a nuestra zona de confort y luego nos atrapa allí. El miedo nos convence de estar seguros y cambiar nuestras pasiones por la seguridad percibida. Pero la verdad es que nuestras pasiones solo se encuentran cuando salimos de nuestra zona de confort y damos un salto de fe.

No podemos lograr nuestros sueños jugando a lo seguro, sin importar cuán intensos sean nuestros miedos. Alcanzar nuestros objetivos significa que tenemos que tomar medidas decisivas, incluso si es un inconveniente.

2. El miedo enseña la indefensión aprendida.

Cuando estamos atrapados con miedo en nuestra zona de confort, la indefensión aprendida es casi inevitable. Empezamos a creer que nuestras metas están fuera de nuestro alcance y que es mejor no intentar alcanzarlas en absoluto.

La indefensión aprendida es una actitud derrotista disfrazada de realismo. Podemos engañarnos a nosotros mismos pensando que el miedo es la verdad por un tiempo, pero eso no durará para siempre. La única forma de salir de esto es empoderarnos enfrentando sus miedos.

3. El miedo paraliza la autenticidad.

El miedo paraliza la autenticidad. Cuando no somos nosotros mismos auténticos, no podemos tener relaciones verdaderamente sanas. Ser inauténtico significa que las personas que amamos, especialmente nuestro cónyuge, nunca nos conocerán íntimamente.

Sin embargo, ser honesto acerca de las cosas que tememos puede ayudarnos a vivir auténticamente. También les da a los seres queridos la oportunidad de apoyarnos en nuestros esfuerzos, algo que extrañamos cuando no nos abrimos.

4. El miedo sabotea los sueños.

El miedo nos hace poner nuestros sueños en un segundo plano. Nos engaña haciéndonos pensar que en algún momento en el futuro no tendremos tanto miedo de empezar a perseguir nuestros sueños. Un día estaremos «listos», pero no ahora. ¿Derecha?

La cuestión es que posponer nuestras metas hasta mañana conduce a la procrastinación repetida. Si dejamos el miedo en el asiento del conductor, patearemos la lata proverbial por el camino sin fin.

5. El miedo mata la pasión.

Sin darnos cuenta, el miedo mata nuestra pasión por las cosas que amamos. Para cultivar la pasión, primero debemos comprometernos con nuestras metas. El problema es que el miedo mata el compromiso, que a su vez mata la pasión.

Nos gusta decir que la pasión es un trabajo interno. Nos ayuda a enfrentar nuestros miedos y perseverar a pesar de ellos. En última instancia, la única forma de superar el miedo es cultivar esa pasión, que luego enciende la acción. Cuando nos comprometemos a la acción, podemos realmente hacer realidad nuestros sueños. Y cuando podemos perseguir y alcanzar nuestros sueños, es un gran paso para convertirnos en individuos completos y emocionalmente saludables.

Da el primer paso.

Para volvernos emocionalmente saludables, debemos enfrentar y superar nuestros miedos. Superar el miedo implica tomar riesgos calculados, por lo que su primer paso es evaluar sus objetivos y lo que se necesitará para alcanzarlos.

El primer paso es el más difícil de dar, pero ninguno de nosotros puede darse el lujo de esperar el «golpe de suerte»: solo tenemos una vida. Avanza con audacia, sin descuido ni impulsividad, para desarrollar tu impulso, día tras día.

Las personas emocionalmente sanas tienen relaciones más sanas.

Cuando estamos emocionalmente completos y saludables, tenemos relaciones más fuertes con las personas que amamos. Nuestro nuevo libro, Cúrame, sánanos, es una hoja de ruta para ser una persona más saludable para que podamos realmente mostrarnos ante nuestros seres queridos, ¡especialmente nuestro cónyuge! Obtenga su copia Aquí.

¿Cómo superó sus miedos para lograr sus metas? ¡Dinos en los comentarios!

Comparte en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.