Orar por tu matrimonio promueve la unidad

Cada vez que usted y su cónyuge oran por separado, suceden grandes cosas en su relación. La oración es realmente poderosa. Pero cuando oran juntos, ese poder aumenta enormemente, al igual que los resultados. Ir a Dios en oración por su matrimonio, como pareja, beneficia a su matrimonio de varias maneras:

Orar por tu matrimonio promueve la unidad

El día que usted y su cónyuge se casaron, se convirtieron en uno a los ojos de Dios. A partir de ese momento, sin embargo, todavía hay un proceso de convertirse en uno en la vida cotidiana. Vivir a partir de esta unidad no sucede simplemente; toma tiempo y esfuerzo.

Lo más difícil del matrimonio es que hay dos personas en él. Si solo estuviera tratando de resolver las cosas usted mismo, definitivamente podría hacer un buen trabajo. Pero en el matrimonio debes combinar tus sueños, deseos, actitudes, suposiciones, necesidades y hábitos con los de tu cónyuge. El esfuerzo por hacerlo puede causar conflictos. Cuando oras con tu cónyuge, te atrae la unidad con Dios y, como resultado, entre sí.

Orar por tu matrimonio promueve la intimidad emocional

Así como la intimidad física reafirma su unidad, también lo hace orar juntos. Cuando oran en pareja, no solo se comunican con Dios, sino también entre sí. Pueden aprender mucho los unos de los otros compartiendo peticiones de oración y escuchándose orar unos a otros.

Orar por tu matrimonio invita a Dios a tu relación

Para que un matrimonio dure y sea feliz y satisfactorio, deben estar involucradas tres partes: el esposo, la esposa y el Señor.

Todos los matrimonios tienen problemas porque están formados por dos imperfecto gente. Pero si agregas la presencia de un Dios perfecto, entonces tienes posibilidades ilimitadas de acercarte a lo que Dios quiso para el matrimonio. Si eso sucede está determinado por la frecuencia y el fervor con el que se invita a Dios a su relación. Cuanto más oren juntos, más verán a Dios hacer grandes cosas.

Sé que orar juntos funciona porque he visto su poder demostrado en mi propio matrimonio. A lo largo de los años, mi esposo y yo hemos luchado con muchos problemas diferentes y, en ocasiones, sentimos que se había perdido toda esperanza. Sin embargo, en esos momentos de desesperación, Dios intervino; Él cambió nuestros corazones y nos enseñó cómo hacer que nuestro matrimonio sea completo.

Orar por tu matrimonio cambia las relaciones

A través de los altibajos de 34 años de matrimonio, mi esposo y yo hemos cambiado mucho para bien. No somos perfectos, ni mucho menos, pero somos la prueba viviente de que al orar juntos por su matrimonio, su relación puede cambiar. Un esposo y una esposa ciertamente no pueden cambiarse el uno al otro, y nunca pueden cambiar tanto como quisieran. Pero Dios puede cambiar ambos si lo invita a hacerlo. No importa qué luchas tenga una pareja, si continúan orando juntos, pueden ver que las cosas cambien.

Si usted o su cónyuge se sienten incómodos o avergonzados al orar en voz alta frente al otro, no se desanime. Muchas personas han sentido esto y lo han superado. Pídele a Dios que te ayude. Pídele que te enseñe a ti ya tu esposo cómo orar juntos por su matrimonio para que puedan tener la relación que Él quiere que tengan.

Comparte en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *